Novedades

06/11/2018 - Noticias del sector

Los productores de biodiesel brasileños buscan una retención del 10% sobre las exportaciones de poroto de soja

Ubrabio, una asociación brasileña de productores de biodiesel, presentó el martes una propuesta para que el gobierno retenga el 10% de las ganancias de las exportaciones de poroto de soja, en un programa para ayudar a la industria local de procesamiento de soja. El dinero recaudado se distribuiría entre los trituradores proporcionalmente a sus ventas de harina de soja, para ayudarlos a competir en los mercados internacionales y aumentar su capacidad para comprar porotos en el mercado local, compitiendo con los exportadores.
Juan Diego Ferrés, presidente de Ubrabio y la persona que diseñó la propuesta, dijo que la idea era compensar a los procesadores por la distorsión del mercado causada por la disputa comercial entre China y Estados Unidos. La disputa arancelaria entre las dos economías más grandes del mundo ha llevado al aumento de las exportaciones brasileñas de soja que han reducido los suministros locales y han incrementado considerablemente los precios internos del poroto. Ferrés, quien también es director en Granol, una de las trituradoras de soja más grandes de Brasil con un procesamiento anual cercano a los 4 millones de toneladas, dijo que las plantas sufren dos veces en la situación actual; pagan más por los granos y no pueden competir en los mercados internacionales de harina y aceite de soja porque el crushing en los Estados Unidos tiene acceso a soja barata y gana competitividad. Él sostiene que la situación afecta a otras industrias en Brasil, como la de la carne, que tendrá que pagar más por la harina de soja, un ingrediente clave en los alimentos para aves de corral y cerdo. Ubrabio estimó que una retención del 10% a las ganancias de las exportaciones de poroto de soja en 2019 generaría alrededor de US$ 3.140 millones.
Al preguntarle sobre las posibles protestas de los productores de soja, que perderían parte de sus ganancias, Ferrés dijo que el sistema sería beneficioso para ellos al final, ya que las procesadoras podrían hacer una oferta fuerte por los porotos en el mercado nacional empujando los precios hacia arriba. "Además de eso, gradualmente ayudaría a impulsar el procesamiento local, fortaleciendo la cadena y reduciendo la vulnerabilidad de tener el 80 por ciento de sus ventas de soja vinculadas a un solo cliente, China", dijo.
Ubrabio está tratando de obtener el apoyo de otros grupos de agricultores en Brasil, como la CNA, para tratar de convencer al próximo gobierno del presidente electo de derecha Jair Bolsonaro, quien asumirá el cargo en enero, para adoptar la idea.

volver