Novedades

30/03/2020 - Noticias del sector

Al girasol santafesino le salió todo bien esta campaña

El girasol tuvo una campaña histórica en el centro norte santafesino que arrojó como resultado un récord de producción para la zona y márgenes positivos -antes de impuestos- tanto en campo propio como arrendado. A pesar de haberse sembrado y cosechado una superficie menor, los excelentes rindes redundaron en el mayor volumen recolectado desde que se tiene registro. Esto se combinó con buenos precios para el grano gracias a la recuperación del valor del aceite en el mercado internacional.

Los datos forman parte del trabajo “Resultado económico de la campaña 2019/2020 de girasol en el centro-norte de la provincia”, elaborado por el Centro de Estudios y Servicios (CES) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe. Allí se detalla que en los doce departamentos del centro-norte de la provincia la implantación con girasol alcanzó las 108.500 hectáreas, casi 12% menos respecto a la campaña 2018/19; aunque el área cosechada (108.000 ha) apenas resultó 1,5% inferior gracias a que las condiciones climáticas fueron favorables y no se detectó pérdida de área.

“Durante todo el ciclo del cultivo se observaron condiciones climáticas favorables que permitieron un muy buen crecimiento y desarrollo del mismo, lo cual permitió que los rendimientos obtenidos se encuentren por encima de los promedios históricos y una producción total que constituyó un máximo desde que se tiene registro”, sostiene el informe.

Así, los rendimientos promedio por hectárea alcanzaron los 23 quintales, un 9,5% más respecto a la campaña previa y un 12,9% por encima del promedio de los últimos cinco ciclos agrícolas. Por su parte, la producción alcanzó el máximo desde que se tiene registros, 248.365 toneladas de grano en el área de estudio, lo que implica un aumento del 7,9% respecto a la campaña 2018/19.

“Se detecta que el principal aumento en la producción -detalla el reporte- provino de los departamentos del norte provincial, principalmente 9 de Julio y General Obligado, donde la campaña pasada se habían observado importantes consecuencias negativas por excesos hídricos”.

Sobre los márgenes brutos que lograron los productores, el CES indicó que “la actual campaña ha sido positiva para los productores de la zona, gracias a una mejora tanto en los rindes como en los precios respecto a la campaña previa”.

Para graficarlo, se tomaron dos casos en diferentes geografías. En el departamento Las Colonias, zona centro de la provincia, se observa que el margen bruto para quienes trabajaron en campo propio fue de u$ s/ha 251,4, lo que significa un 61,4% del capital comprometido (costos totales). Mientras que bajo arrendamiento el margen bruto resultó positivo en u$ s 125,3 por hectárea.

En el norte santafesino, los planteos en el departamento General Obligado, los márgenes se estiman superiores a los de Las Colonias gracias a la alta productividad con menor tecnología. Así, para los productores que trabajaron sobre campo propio, el margen bruto promedio fue de u$ s/ha 332,5, mientras que para quienes operaron bajo arrendamiento el mismo fue de u$ s/ha 202,0.

El trabajo destaca que estos márgenes son casi 50% superiores a los del ciclo previo, gracias a mayores rendimientos y mejoras en los precios. “Sin embargo, es necesario mencionar que la actual crisis social y económica mundial puede tener un efecto negativo en los precios”, advierte. En este sentido, afirma que para obtener márgenes brutos positivos bajo régimen de arrendamiento, los productores de la zona de Las Colonias necesitaron precios mayores a u$ s/tn 192,8, mientras que en el caso de General Obligado este valor es de u$ s 144,3 por tonelada. “Como última referencia, en el mercado de Rosario la última cotización de este cereal es del día 3 de marzo, con un valor de u$ s/tn 224,7, con lo cual hasta esa fecha no se observa una caída considerable”.

volver