Novedades

03/06/2020 - Noticias del sector

Itaipú libera menos agua y complica al Paraná

Las condiciones hidrológicas, sí manifestaron que solo autorizarán 6.500 m3/seg hasta el 5 de junio, fecha en que habrá un nuevo encuentro entre entidades.

El primer acuerdo al que habían llegado Brasil y la Argentina el 13 de mayo con motivo de la bajante de los ríos Paraná e Iguazú, era que las erogaciones de caudal desde las represas de Itaipú –para el río Paraná– y de la central Baixo Iguaçú –para el río Iguazú–, llegarían hasta el 31 de mayo y serían de 8.500 m3/s para cubrir de alguna manera la situación del déficit hídrico del Litoral. Pero ese acuerdo finalizó hace dos días y las erogaciones bajaron 2.000 m3/s: a 6.500 m3/s.

Si bien hubo una reunión entre los representantes de la Argentina (Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, del Ministerio de Obras Públicas, la Secretaría de Energía y de la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante) y Brasil (Ministerio de Relaciones Exteriores, del Ministerio de Minas y Energía, del Operador Nacional del Sistema Eléctrico y de la Agencia Nacional de Aguas) no hubo acuerdo hasta ahora para que la represa binacional erogue 7.000 m3/s. Si bien desde el ente argumentaron que la represa no acumulará agua para recuperar los niveles de su embalse hasta tanto no mejoren las condiciones hidrológicas, sí manifestaron que solo autorizarán 6.500 m3/seg hasta el 5 de junio, fecha en que habrá un nuevo encuentro. Las erogaciones de la represa, por lo tanto, serán equivalentes a los caudales que reciba. Si bien en los últimos días se observó una creciente del cauce del Paraná, expertos santafecinos alegan que se debe más a las lluvias locales que a las liberaciones de agua de la represa brasileña-paraguaya.

En cuanto al río Iguazú, las Cataratas del Iguazú lentamente fueron recuperando su nivel, alimentadas por las erogaciones desde la central hidroeléctrica Baixo Iguaçú y algunas lluvias caídas en la región que no pudieron ser almacenadas en los reservorios de la represa. De todas formas, una vez pasado el pico generado por las lluvias, las erogaciones de la central Baixo Iguaçú se mantendrán en el mismo nivel indicado en la última reunión, por lo que se estima que agua no faltará.

volver