Novedades

21/09/2021 - Noticias del sector

Argentina impotencia: Brasil logra cosechar 9 toneladas de trigo por hectárea y quiere declararse “autosuficiente” en los próximos años

El Embapra, que es el instituto de investigación agropecuaria del gobierno de Brasil, informó con orgullo que está logrando rendimientos extraordinarios en la cosecha con trigos experimentales en la imponente zona agrícola de Los Cerrados. Luego de dar la buena noticia de que habían cosechado hasta 9 toneladas por hectárea con una variedad propia, el organismo se ufanó y declaró que ahora “pueden llevar a Brasil en los próximos años a ser autosuficiente en la producción de granos”.

Quien debe leer esto es el gobierno y el sector triguero de la Argentina. Históricamente, el trigo ha sido el principal producto del intercambio bilateral con el principal socio del Mercosur, con importaciones por cerca de 5 millones de toneladas anuales, un 40% de las exportaciones totales nacionales.

En un informe, el Embapra explicó que los extraordinarios rendimientos obtenidos en los ensayos se deben a la conjunción de “dos sistemas de producción: trigo de regadío y trigo fuera de temporada en la región”.

Para hacer estas pruebas, el instituto utilizó el cultivar de trigo de regadío BRS 264, desarrollado por Embrapa, que ya ocupa el 70% de la superficie cultivada de trigo en la región. Según la información, esta variedad “volvió a batir el récord mundial de productividad diaria: 9.630 kilos por hectárea”. El cereal fue cosechado por el productor Paulo Bonato, de Cristalina, en el estado de Goias.

Ese productor ya tenía el récord mundial de producción de trigo por hectárea, logrado en septiembre de 2020 con 8.544 kilos con el cultivar BRS 264 en un área de 50,8 hectáreas bajo riego de pivote central.

“Realmente creíamos que podía incrementar esta productividad. Para eso se hicieron ajustes en el manejo durante el ciclo del cultivo. El potencial de este cultivar es impresionante en términos de productividad y precocidad”, celebró el investigador de Embrapa Cerrados, Júlio Albrecht.

El cultivo de trigo bajo riego en el Cerrado fue el tema del Día de Campo celebrado el pasado martes en la finca Alvorada, organizada por Coopa (Cooperativa Agrícola de la Región del Distrito Federal). “A lo largo de los años hemos firmado esta exitosa alianza con Embrapa para el desarrollo de materiales adaptados a la región. Por eso, el cultivo de trigo de regadío ya es una realidad ”, dijo el presidente de esa entidad, José Guilherme Brenner.

Según Brenner, además del trigo para planteos bajo riego, la siembra del cultivo fuera de temporada también debería contribuir al aumento de la producción nacional. Se trata de variedades que actúan como un cultivo de segunda y que ya pueden comenzar a ser cosechadas en esta época.

El titular de Embrapa Cerrados, Sebastião Pedro, coincidió en que el trigo es una muy buena opción para la segunda cosecha en el Medio Oeste brasileño. “Es una alternativa importante para el sistema productivo del Cerrado. Se están batiendo récords de productividad mundial en la región. Ahora, estamos trayendo opciones de trigo seco para producir fuera de temporada, después de la soja”, informó.

El titular de Embrapa Trigo, Jorge Lemanski, consideró que esta zona marcará el futuro del trigo en ese país. “Este es el lugar donde se realizará el suministro de trigo que Brasil necesita”, dijo. “Queremos que la cosecha avance más de 100 mil hectáreas en el Cerrado en dos años, 75 mil en secano y 25 mil en regadío”, explicó.

Según el funcionario, para la balanza comercial brasileña eso significa 300 mil toneladas más de trigo y menos 450 millones de reales en gastos en la importación de trigo, usualmente desde Argentina. “El dinero que se va al exterior para comprar trigo se quedaría en la economía nacional con los proveedores de insumos, con los productores de semillas, con los agricultores, en fin, sería una ganancia para toda la cadena productiva ”, puntualizó.

Albrecht, en la jornada, presentó a los participantes los cultivares de trigo desarrollados por Embrapa para la región del Cerrado. “Estamos desarrollando nuevos cultivares y todo un trabajo para manejar el cultivo de trigo dirigido a este región”, informó.

El investigador presentó información y características relacionadas con los siguientes cultivares: BRS 264, BRS 404, BRS 254 y BRS 394. Los cultivares más plantados en la región y considerados top de la línea son BRS 264 y BRS 404 (material para tierras de secano). Según Albrecht, a pesar de que el BRS 264 lleva más de 10 años en el mercado, todavía tiene un alto potencial de productividad y precocidad. “Sin duda, es el material que permitió la expansión del trigo en la región”, evaluó.

El BRS 264 está indicado tanto para el sistema de producción bajo riego como para secano (en este caso, más al sur de Minas Gerais). “Es el cultivo de trigo más precoz de Brasil en la actualidad, y uno de los más precoces del mundo. Es muy difícil combinar la precocidad con la alta productividad, y lo logramos”, dijo el investigador. Dentro de los 90 días la cosecha completa su maduración y dentro de los 100 días la cosecha ya puede estar recolectado.

Además de su alta productividad y precocidad, BRS 264 tiene una excelente calidad industrial para hornear. “Si el productor dice que tiene 264 para vender, el molino compra con los ojos cerrados. Ni siquiera hace pruebas antes de comprar, tal es su confianza en la calidad del material”, aseguró.

En tanto, el BRS 404 es el material más resistente a la sequía disponible para la región del Cerrado. Según Albrecht, a pesar de estar indicado para trigo fuera de temporada, algunos productores han utilizado este cultivar también bajo riego y han logrado una productividad de hasta 100 sacos por hectárea.

“Este año fue un año muy seco, en el que los productores perdieron un poco de productividad por la baja humedad del suelo, con una distribución de lluvias muy irregular durante el ciclo de cultivo, pero aun así, con este material se pudo cosechar 60 sacos/hectárea “, indicó. Según el especialista, el material tiene buena aceptación en el mercado de la molienda, alta resistencia al gluten, grano duro, alto contenido proteico y estabilidad dentro de las exigencias de los molinos.

En la jornada, el investigador de Embrapa Trigo Jorge Chagas presentó información relacionada con el manejo de cultivares para la región: las fechas de siembra indicadas, densidad de siembra y fertilización para cada cultivar, destacando el manejo de la fertilización nitrogenada y el cuidado con el uso del regulador de crecimiento.

volver